Técnica:  Como orzar con tabla corta?

 

Mientras utilizábamos las tablas largas el control de la navegación al barlovento estaba facilmente dado con la puesta en funcionamiento de la orza.  Era muy simple, bajábamos la orza y la tabla casi imperiosamente comenzaba a ganar un rumbo de ceñida, pero para aquellos que todavía no entienden estos conceptos, iremos paso a paso dándole una mano sobre que significa cada cosa.

A la derecha podemos observar lo que se llama "La Rosa de los Vientos" con el nombre de los rumbos de acuerdo al viento.  Un rumbo de ceñida es un rumbo que le va ganando terreno al viento ó barlovento como se dice.  Controlar el barlovento en navegación es vital ya que es muy fácil "derivar" ó navegar al largo producto de corrientes, caídas ó simplemente mala técnica.  En las tablas cortas ganar barlovento es un poco más dificil que con las tablas con orza y requiere de técnica y viento suficiente.

 

Características de la orzada con tabla corta:   en las tablas cortas, los rumbos de ceñida se obtienen por la combinación del tamaño de la quilla, la intensidad del viento, el tamaño de la vela y la técnica del navegante.  Dado que nuestro equipo no cuenta con orza, el tamaño de la quilla es directamente proporcional a la capacidad de ceñida que va a tener esa tabla y así mayor quilla mayor ángulo de ceñida.  Eso puede ser facilmente visto en las nuevas tablas de course, que llegan a tener quillas de hasta 72 cm de largo y sus ángulos de ceñida son comparables en velocidad a las logradas por las tablas largas.

 

Viento:  otro factor condicionante del ángulo de ceñida que logremos es la intensidad del viento.  Las tablas cortas (sin orza) necesitan imperiosamente viento para navegar y planear y mucho más para ceñir adecuadamente.  Esto también se observa en las tablas de course donde son tan anchas (llegan a tener 1.02 mts de manga) que si no tienen suficiente viento para planear pueden llegar hasta navegar de costado, o sea "garrear" al sotavento.  La intensidad del viento también es un factor directamente proporcional y a  mayor viento mayor es el ángulo de ceñida que podremos obtener, por eso para aquellos que no cuenten con tablas de course pero si tengan tablas cortas como las de slalom, es necesario tener el tamaño de vela adecuado para estar de juzto a pasado para siempre contar con resto para la ceñida.

Vela:  navegar pasados de vela no es algo cómodo, generalmente es el preambulo de una buena catapulta y un palo fuerte, pero es preferible estar un poco pasados y saber bancarse la vela que estar faltos.   La falta de vela nos produce que no solamente no lleguemos a planear sino que no podamos orzar adecuadamente porque no podremos cerrar la vela como corresponde.  Ante la duda, es preferible una 9.3 que una 8.5 ó 6.5 por 5.7

Quilla:  hemos dicho que a mayor quilla mayor ceñida pero también una quilla excesiva nos puede frenar, producir "spin out" - derrapar - , y perder control.  A continuación adjuntamos una tabla que te puede ayudar a elejir la quilla adecuada de acuerdo a tu peso y tamaño de la vela que tengas.

    

Nota:  obsérvese que para 50 kg no hay medidas de quillas en racing porque se presupone que con ese peso no podrás ni drizar la vela.   Tablas de course ó racing se sobreentiende tablas de más de 140 litros de volumen hasta 175 litros aprox.

Nota:  comprenden las tablas de entre 100 y 130 litros.  Cubre las actuales tablas de freeride con esloras entre los 260 y los 290 cm.

Técnica de navegación:   saliendo entonces ahora de las características típicas de una tabla corta que nos condicionará particularmente para ganar ceñida, damos paso ahora a las técnicas propias que debe desarrollar un navegante.

Ya dijimos que las tablas cortas ciñen con planeo y una quilla adecuada para ello.  Por ejemplo no le podemos pedir mucha ceñida a una tabla de olas con apenas 22 cm de quilla, pero si bien son tablas dadas para otras condiciones de navegación, en caso que tengan suficiente viento también podrán ganar algo de barlovento, pero veamos ahora las técnicas que nos involucra a nosotros los navegantes.

Lo primero que debemos tener en cuenta es la postura.   Supongamos la situación ideal, o sea suficiente viento, vela adecuada y quilla correcta.  Imperiosamente para planear vamos a tener que tener los pies dentro de los straps, nosotros vamos a tener que estar colgados del arnes y con las piernas y brazos bien estiradas iremos progresivamente llevando el mástil hacia atrás y cerrando vela.   A medida que el puño de amura de botavara (parte de "atrás" de la vela) se va acercando a la popa de nuestra tabla, la proa irá ganando un rumbo de ceñida.   En este momento debemos realizar una ecuación de saber cuanto ángulo queremos ganar sin llegar a perder planeo ya que cuanto más la proa se acerca al viento, más velocidad perdemos y por consiguiente podemos perder planeo.  Lentamente tenemos que ir estudiando cual es el máximo ángulo que nos permite nuestro equipo en ese momento sin llegar a perder velocidad ni planeo.

 

Recordemos algo.  Cuando arrancamos navegando en la tabla corta al principio tomaremos un rumbo al largo para ganar velocidad y luego iremos cerrando vela para ir ciñendo progresivamente.  No podemos salir al planeo con un rumbo de ceñida de entrada porque no lograremos que la tabla despegue y levante velocidad.  Primero derivar y luego ceñir, no olvidar.

Con condiciones de poco viento:   aquí es cuando el tema se complica un poco.  Supongamos que tenemos poco viento, la tabla no planea pero no se hunde y debemos imperiosamente ganar barlovento.   Bueno, la mejor forma es pararse fuera de los straps lo más cerca posible del pie de mastil, estirar los brazos y llevar la botavara hacia abajo y atrás  mientras llevamos nuestro cuerpo y hombros hacia adelante.  De esta manera vamos a "forzar" un poco el ángulo de ceñida y poco a poco iremos ganando barlovento aún sin planear.  La navegación se hará lenta pero hacia el viento.

 

Controlar el barlovento en navegación es una de las primeras técnicas que tenemos que aprender si queremos disfrutar del windsurf muchas veces.   No solamente se convierte en una herramienta para ir donde queremos, sino una forma de seguridad tan útil como el salvavidas.  El viento siempre nos va a tender a llevar de popa ó al largo y navegar en ceñida se convierte en una necesidad.

Espero que estas líneas te hayan ayudado a mejorar esta técnica.

Un abrazo

Mark Royo Celano

Una producción de Windsurfers Argentinos - www.windsurfers.com.ar 

rosa de los vientos
como orzar en windsurf